viernes, 7 de diciembre de 2012

El pascuero.


Con la llegada de la navidad vuelven varios elementos vegetales típicos de la decoración navideña, entre ellos el pascuero, o Euphorbia pulcherrima.

El pascuero pertenece al género de las Euphorbias, un género tan diverso que entre ellas podemos encontrar plantas tan distintas como el pascuero y algunas suculentas tremendamente similares a un cactus, no obstante, todas las euphorbias tienen algo en común que nos puede ayudar a reconocerlas, sus flores.

Las flores del pascuero, como ocurre con todas las euphorbias, forman una inflorescencia, es decir una agrupación de flores, y lo hace de una forma muy característica conocida como ciato, una estructura que simula ser una única flor, pero que en realidad está formado por una flor femenina de tres carpelos, y cinco flores masculinas con un estambre cada una, todas ellas reunidas y rodeadas por un involucro de cinco brácteas, y entre cada una de las brácteas una glándula productora de néctar.

 
Menuda palabrota he usado… brácteas.

Las brácteas son hojas modificadas o especializadas, asociadas por lo general a una estructura reproductiva de la planta, cuya función principal no es la fotosíntesis, sino, por lo general, proteger las flores o las inflorescencias.

Pero esas pequeñas brácteas que rodean las flores en el ciato no son las únicas que vamos a encontrar en el pascuero. Existen otras brácteas distintas, unas hojas modificadas que, cuando se aproxima la floración, viran de verde a rojo, u otro color. La misión de estas brácteas de colores llamativos no es la de proteger la flor, sino la de atraer insectos polinizadores. Debido a sus colores, es común que la gente piense que son pétalos, pero no debemos caer en ese error, porque estas brácteas no forman parte de la estructura floral.

Otra planta que cuenta con este tipo de brácteas de colores llamativos, y que suele provocar las mismas confusiones, es la buganvilla, cuya flor, pequeña y blanca, está rodeada por brácteas que pueden ser de colores variados como el blanco, amarillo, naranja, rojo... 

En la foto de la derecha pueden ver lo que hasta ahora pensaríamos que eran tres flores de buganvilla, pero que en realidad, si nos fijamos,  tenemos tres conjuntos de flores, donde si miramos detenidamente cada uno podemos ver en el centro de cada una tres flores aún cerradas, y rodeandolas tres bellas brácteas rosadas, que no debemos confundir con los petalos de la flor.

No quiero concluir sin avisarles que al acabar la floración las brácteas rojas y algunas hojas del pascuero se caen, esto es algo natural en la planta, no significa que esté muriéndose. No las piensen muertas, no las tiren, mimenlas durante todo el año, que ya recuperaran sus colores especiales a la navidad siguiente, ¿Y cómo sabe la planta cuando tiene que cambiar de color? Por fotoperiodo, cambia de color cuando se den 5 días seguidos en los que reciba menos de 12 horas de luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada