sábado, 10 de noviembre de 2012

Aprendiendo a enseñar el botánico como un amigo


Una de las joyas que tenemos en Málaga, no lo suficiente conocida por los malagueños, y por lo tanto, tristemente, no lo suficiente valorada por los mismos, es nuestro Jardín Botánico. Un museo vivo de gran belleza, que incluye la mayor colección de plantas tropicales de toda Europa, no por nada fue declarado ya en 1943 como jardín histórico-artístico, hoy Bien de Interés Cultural.

Al igual que todo museo, todo jardín botánico cuenta con una serie de ejemplares que uno no debería perderse cuando lo visita. Yo desde luego, si visito el Louvre no quiero salir de allí sin haber visto La Gioconda, y si visito el Prado no quiero que se me pase ver Las Meninas. Lo mismo ocurre con un Jardín Botánico, todas las “obras” son interesantes, pero algunas son más especiales que el resto, ya sea debido a su belleza, la historia que encierran, su valor botánico…

Es por ello necesario que el visitante pueda, recorrer el jardín junto a alguien que le guie, o contar con una guía, que le pueda abrir los ojos al visitante ante esas grandes “obras” que alberga el jardín, para que no se les pasen inadvertidas, y que le permitan apreciar el verdadero valor que tienen.

El fin de semana pasado, Palma Sánchez y su padre José María Sánchez, ambos amigos de La Concepción, presentaron una nueva guía para el Jardín Botánico (la anterior contaba con apenas 30 páginas en las que muy brevemente se describía las joyas del Jardín Botánico y se daba algunos detalles sobre su historia). Y lo hicieron de la mejor manera que puede hacerse, con una actividad titulada “Aprendiendo a enseñar el botánico como un amigo”, actividad orientada a que los amigos de La Concepción pudiesen no solo conocer mejor el jardín, sino aprender cómo enseñarlo a sus amigos con todo el cariño que se merece.



A lo largo de dicha actividad, al igual que a lo largo de su libro, José y Palma comienzan mostrándonos detalles de la historia del jardín, y continúan llevándonos de la mano a conocer las distintas colecciones que presenta el botánico: el antiguo jardín histórico, la colección de cactus y suculentas, la vuelta al mundo en 80 árboles, el mapamundi de palmeras, y las colecciones de flora extrema.

En este paseo por el jardín, nos ofrecen una bella visión de las joyas que encontramos por nuestro recorrido, esas “obras” que no podemos perder al visitar el jardín. Y nos ofrecen esta visión a base de detalles y curiosidades mostradas con un cariño tan especial que no solo llevan al visitante a conocer el jardín, sino a enamorarse de él.

Por citar algunos ejemplos, esta guía nos lleva a descubrir: la belleza de la Chambeironia macrocarpa, una de las pocas palmeras del mundo que produce hojas rojas; nos cuenta las leyendas que encierra el Dracanea draco y su sangre de dragón; la historia que esconden lugares tan emblemáticos como el museo Loringiano, y su relación con los orígenes de la fundación de nuestra ciudad; y otros datos tan interesantes como qué planta está siendo actualmente usada para producir retrovirales contra el virus del SIDA, cuál es el árbol más grande de Málaga, cómo se alimentan las plantas carnívoras, o qué planta podemos encontrar en nuestro jardín botánico que haya sido traída desde las ácidas tierras de Rio Tinto…

No puedo más que recomendarle esta guía y que paseé por el jardín con ella en mano, para enamorarse de este edén que tenemos los malagueños a tan solo 15 minutos del centro de Málaga.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada